Seguinos

Regionales

Binner tuvo su revancha y el PS aplastó en Rosario

SANTA FE

Publicado

el

Hermes Binner tuvo que esperar dos años para degustar el triunfo que se le negó cuando se postuló a la Gobernación en el 2003. Para el Frente Progresista y el socialismo en particular, la victoria tuvo en Rosario un sabor más excitante aún: barrió al peronismo, representado por el Frente para la Victoria, duplicándolo en cantidad de votos y colocando siete concejales.


El ARI se reafirmó como tercera fuerza a nivel provincial, aunque sufrió en la ciudad el tijeretazo de la boleta en detrimento de la candidata a diputada Alicia Gutiérrez, quien no logró alcanzar su escaño en la Cámara baja. La performance electoral de Binner tuvo en Rosario su pico más alto, pero también logró imponerse en la ciudad de Santa Fe y en otros centros urbanos importantes. Los diez puntos de diferencia que le sacó al oficialista Agustín Rossi instalaron al ex intendente como un serio aspirante a destronar al peronismo de la Casa Gris y arrebatarle el invicto que ostenta desde 1983. La provincialización de la campaña que instaló Binner le dio buenos réditos y alejó la sensación de que el derrotado no fue el presidente Néstor Kirchner sino el gobernador Jorge Obeid, quien a partir de hoy enfrentará serias dificultades para encarar los dos años de gestión que tiene por delante. De ahora en más Obeid deberá soportar los clásicos pases de factura dentro del PJ y su tribulación aumentará si Binner decide firmemente instalarse como gobernador virtual. El reflujo de los actos y discursos de campaña dejan esa sensación. A Rossi, a pesar del dolor por la derrota, no se le puede reprochar nada. Nominado candidato a diputado por descarte, el presidente del Concejo rosarino trajinó la provincia pero no pudo remontar una cuesta que se le insinuó complicada desde el arranque. Tampoco se le podrá reprochar nada a Kirchner en la apuesta que hizo para sus candidatos santafesinos. Inauguró la campaña nacional del Frente para la Victoria en Rosario y también se hizo presente en el último tramo. De todas las provincias que gozan de las bondades de los números que arroja la macroeconomía, Santa Fe es la única que le fue esquiva al Frente para la Victoria. La explicación deberá encontrarse, entonces, en el desgaste del peronismo local y de una gestión provincial que no “enamoró” (María Eugenia Bielsa dixit) a los ciudadanos. De todas maneras, el triunfo de Binner no debe leerse como un golpe a Kirchner. El presidente sigue gozando de una buena imagen en Rosario y en la provincia. Los operadores con asiento en Balcarce 50 no se adjudicarán del todo la derrota en territorio santafesino y, en todo caso, dejarán entrever que ganó un “aliado táctico” (por Binner) del gobierno. Estas elecciones demostraron la labilidad del comportamiento electoral santafesino. Hace apenas dos años el ARI de Elisa Carrió casi gana la provincia en las presidenciales. Esta vez el caudal de votos fue considerablemente menor y cayó víctima de la polarización entre el Frente Progresista y el Frente para la Victoria. Más allá de la buena elección en Rosario y la ciudad de Santa Fe, el ARI no pudo conseguir un escaño en Diputados. Todas las bancas en juego se la repartieron entre socialistas, sus aliados radicales y los peronistas del Frente para la Victoria. Un dato curioso. Binner logró el milagro de sumar al bloque de diputados nacionales radicales a dos santafesinos (Hugo Storero y Pedro Morini). El sello UCR camuflado dentro del Frente Progresista sacó buenos dividendos. La polarización también sepultó al Partido Demócrata Progresista. Por primera vez desde 1985 en elecciones de renovación legislativa el PDP no consiguió colocar un solo diputado. El voto del PDP, tradicionalmente antiperonista, ¿habrá mudado hacia Binner o se evaporó en la dispersión de fuerzas? Héctor Cavallero, sin apoyo oficial y con escasos recursos para la campaña, alcanzó el cuarto lugar y hará pesar el caudal obtenido cuando sea convocado nuevamente a integrar un frente con los peronistas. El menemismo, con Luis Rubeo a la cabeza, también sufrió un revés importante y no logró superar siquiera a la democracia progresista. El raquítico caudal de votos motivará un replanteo hacia el futuro, si es que lo avizoran, más aún con la derrota del jefe máximo (Carlos Menem) en su propio terruño de La Rioja. LA MAREA LOCAL En Rosario, el socialismo sencillamente fue una aplanadora. La lista que encabezó Horacio Ghirardi dobló en votos al Frente para la Victoria, liderado por Osvaldo Miatello. El Frente Progresista se alzó con siete bancas, el Frente para la Victoria con tres y el ARI con un escaño. El voto arraste de Binner y la fuerte apuesta que hizo el intendente Miguel Lifschitz contribuyeron para que el socialismo arrasara en la geografía rosarina, ganando en todas las seccionales por primera vez, algo que será considerado histórico para el partido de la rosa roja. La excelente elección del Frente Progresista produjo otro milagro, y el favorecido fue otro radical: Jorge Boasso. El edil antifrentista quedó en sexto lugar luego de la interna abierta en la que compitió con Ghirardi. Por consiguiente, Boasso, quien se guardó en el silencio y no participó de la campaña, fue favorecido por la marea de votos socialistas y retuvo la banca que ponía en juego. Estos comicios también demostraron que Rosario es terreno vedado para el peronismo, que hizo su peor elección desde el retorno democrático del 83. Si se toma en cuenta el antecedente más inmediato de las internas abiertas del 7 de agosto, casi 50 mil votos del peronismo mudaron hacia otros partidos. El ARI, encabezado por Carlos Comi, no pudo conseguir su objetivo de duplicar los votos que consiguió en las primarias (el 8 por ciento). Aun así, el partido que lidera Lilita logró sumar tres puntos más (11 por ciento), meter un concejal y afirmarse como tercera fuerza. El resto de los partidos se consumió en la polarización, atrapados por el aluvión de boletas socialistas que brotó de las urnas, confiriéndole a Lifschitz su tan ansiado plebiscito. En la provincia de Buenos Aires, el distrito más importante del país, el presidente Kirchner apostó fuerte y ganó por más de 25 puntos, colocando una importante cantidad de diputados que consolidará el poder del oficialismo en la Cámara baja, además de posicionar a su esposa Cristina Fernández como referente para el 2007 si es que decide no ir por la reelección. Con los números en la mano, Kirchner consiguió su principal objetivo: imponerse sobre el aparato del PJ bonaerense (personalizado en Chiche Duhalde) y neutralizar así un importante polo de oposición interna. Tal como se preveía, tres representantes del peronismo ocuparán las bancas reservadas para la provincia de Buenos Aires en el Senado. La lista que encabezó Cristina fue apoyada por el gobernador Felipe Solá, piqueteros oficialistas (MTD Evita, Barrios de Pie, FTV) y varios intendentes que hasta hace poco tiempo eran duhaldistas furiosos. Esa entente, sumado a una abultada chequera, hizo posible algo que no pudo (o no quiso) el ex presidente Carlos Menem en su momento: destruir el poder caudillesco de Eduardo Duhalde. Una de las lecturas que dejó la jornada fue la pésima elección de Ricardo López Murphy, superado por Luis Brandoni (UCR) y Marta Maffei (ARI). López Murphy se jugaba su propio destino dentro de la interna de la centroderecha, y su papel para encarnar un futuro presidencial quedó bastante relegado por los triunfos que consiguieron Mauricio Macri en Capital Federal y Jorge Sobisch en Neuquén. El contraste de la euforia bonaerense para el kirchnerismo fue la derrota que sufrió en Capital Federal a manos de Macri. El empresario le sacó más de 10 puntos a Elisa Carrió, relegando a un cómodo tercer puesto al candidato oficialista Rafael Bielsa. Con este triunfo, Macri puede darse el lujo de jugar a dos bandas en la proyección de su futuro político: quedó muy bien posicionado para disputar la Jefatura de Gobierno porteño y, a la vez, se instaló como el referente presidenciable para el polo opositor de la centroderecha. Más allá de la frialdad de los números, si se suman los votos obtenidos por Macri y Carrió, más de la mitad del electorado afrancesado porteño le dio la espalda a Néstor Kirchner, tal vez su peor derrota de la jornada. Otro de los datos sobresalientes fue la caída, por primera vez en su historia política, del ex presidente Carlos Menem en La Rioja, donde el candidato a senador oficialista, el gobernador Angel Maza, se impuso a su ex jefe y prácticamente lo condenó al ostracismo. Lo único positivo para el riojano es que tendrá fuero parlamentario. Aunque logró entrar en el Senado, Menem nunca imaginó una derrota en su propio feudo. Kirchner lo hizo. El socio político de Menem, el fugaz presidente Adolfo Rodríguez Saá, tuvo mejor suerte: venció holgadamente a su rival kirchnerista Daniel Pérsico. De esta forma, Rodríguez Saá ingresará al Senado y habrá que ver si ratifica su alianza con Menem o, por el contrario, buscará un refugio más tranquilo y a salvo de la descarga de la artillería kirchnerista que lo tiene en la mira. En la provincia de Córdoba, el presidente Kirchner ganó en todos los frentes. Sumará a la Cámara de Diputados a los candidatos de la lista delasotista. También recibirá el respaldo crítico de los postulantes de la entente que armó el intendente Luis Juez, alineado al kirchnerismo desde esa curiosa nomenclatura llamada transversalismo, que tal vez vuelva a ponerse de moda. En Entre Ríos, el oficialista Frente para la Victoria aventajó claramente a sus rivales radicales. Lo mismo ocurrió en varias provincias, con las excepciones de Mendoza, Neuquén y el ya mencionado caso de Santa Fe. Más allá de la euforia kirchnerista, el presidente no conseguirá quórum propio en la Cámara de Diputados, por lo que deberá articular todo tipo de alianzas para imponer sus proyectos. Queda la incógnita sobre lo que harán duhaldistas y otros partidos provinciales. Kirchner festeja, pero ahora se viene el tiempo de los consensos.

Seguir leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El País

Sobrevuelo detecta 10 mil hectáreas de desmontes ilegales en Chaco

Publicado

el

Crédito: fotos.greenpeace.org.ar

Greenpeace detectó, mediante la realización de sobrevuelos y la comparación de imágenes satelitales, la deforestación de 10.329 hectáreas en la provincia, a pesar del fallo de la Justicia provincial que suspendió los desmontes en noviembre pasado.

“El gobernador Jorge Capitanich está avalando un crimen contra los bosques de su provincia. Las inundaciones y las sequías que cada año golpean al Chaco, aumentan a medida que se avanza con la deforestación. Y al mismo tiempo se está atentando contra el hogar de comunidades campesinas e indígenas, y de especies en peligro de extinción como el yaguareté. Ya es hora de que se prohíba y se penalice la destrucción de los bosques”, reclamó Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Ante la falta de actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, el 5 de noviembre pasado la Justicia chaqueña dispuso la suspensión de los desmontes y de las autorizaciones de cambio de uso de suelo (1), con lo cual debían estar detenidas todas las topadoras. Sin embargo, las imágenes aéreas de Greenpeace muestran máquinas en actividad y se registró la destrucción de bosques en al menos diez puntos de la provincia.

“La grave crisis sanitaria, climática y de biodiversidad en la que nos encontramos nos obliga a actuar en consecuencia. La actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos no puede realizarse al mismo tiempo que se propicia la deforestación; y debe hacerse mediante un proceso realmente participativo cuyos objetivos sean el fin de los desmontes, el manejo sustentable y la restauración de los bosques nativos”.

Según datos del Ministerio de Ambiente de la Nación, Chaco fue la provincia con mayor pérdida de bosques nativos entre 2016 y 2019, con 130.487 hectáreas deforestadas. Por su parte, el monitoreo satelital de Greenpeace detectó que, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19, durante 2020 en la provincia se perdieron 13.128 hectáreas de bosques. (2)

Nota:

La Sala Primera de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la provincia del Chaco resolvió: “Ordenar a la Subsecretaría de Desarrollo Forestal del Chaco y al Ministerio de la Producción, Industria y Empleo del Chaco: 1) La inmediata suspensión de todo permiso y/o autorización de cambio de uso de suelo (…) en cualquier estado de ejecución en que se encuentre, desde el mes de diciembre del año 2014 y hasta el presente; 2) La inmediata suspensión de todo procedimiento, trámite o actividad tendiente a otorgar permisos y/o autorizaciones de cambio de uso de suelo (…) 3) Asimismo, deberán la Subsecretaría de Desarrollo Forestal del Chaco y el Ministerio de la Producción, Industria y Empleo del Chaco, notificar fehacientemente del presente resolutorio a los titulares de la totalidad de los permisos y/o autorizaciones de cambios de uso de suelo aprobadas y en estado de ejecución desde el mes de diciembre del año 2014, debiendo acreditar el cumplimiento”

2) Deforestación en el norte de Argentina. Informe anual 2020

https://greenpeace.org.ar/pdf/2021/Deforestaci%C3%B3n%20en%20el%20norte%20de%20Argentina%20Informe%20Anual%202020.pdf

Seguir leyendo

Regionales

Sobrevuelo detecta 10 mil hectáreas de desmontes ilegales

CHACO

Publicado

el

Greenpeace detectó, mediante la realización de sobrevuelos y la comparación de imágenes satelitales, la deforestación de 10.329 hectáreas en la provincia, a pesar del fallo de la Justicia provincial que suspendió los desmontes en noviembre pasado. 


“El gobernador Jorge Capitanich está avalando un crimen contra los bosques de su provincia. Las inundaciones y las sequías que cada año golpean al Chaco, aumentan a medida que se avanza con la deforestación. Y al mismo tiempo se está atentando contra el hogar de comunidades campesinas e indígenas, y de especies en peligro de extinción como el yaguareté. Ya es hora de que se prohíba y se penalice la destrucción de los bosques”, reclamó Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace.

 

Ante la falta de actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, el 5 de noviembre pasado la Justicia chaqueña dispuso la suspensión de los desmontes y de las autorizaciones de cambio de uso de suelo (1), con lo cual debían estar detenidas todas las topadoras. Sin embargo, las imágenes aéreas de Greenpeace muestran máquinas en actividad y se registró la destrucción de bosques en al menos diez puntos de la provincia.

 

“La grave crisis sanitaria, climática y de biodiversidad en la que nos encontramos nos obliga a actuar en consecuencia. La actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos no puede realizarse al mismo tiempo que se propicia la deforestación; y debe hacerse mediante un proceso realmente participativo cuyos objetivos sean el fin de los desmontes, el manejo sustentable y la restauración de los bosques nativos”.

 

Según datos del Ministerio de Ambiente de la Nación, Chaco fue la provincia con mayor pérdida de bosques nativos entre 2016 y 2019, con 130.487 hectáreas deforestadas. Por su parte, el monitoreo satelital de Greenpeace detectó que, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19, durante 2020 en la provincia se perdieron 13.128 hectáreas de bosques. (2)

 

Nota:

La Sala Primera de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la provincia del Chaco resolvió: “Ordenar a la Subsecretaría de Desarrollo Forestal del Chaco y al Ministerio de la Producción, Industria y Empleo del Chaco: 1) La inmediata suspensión de todo permiso y/o autorización de cambio de uso de suelo (…) en cualquier estado de ejecución en que se encuentre, desde el mes de diciembre del año 2014 y hasta el presente; 2) La inmediata suspensión de todo procedimiento, trámite o actividad tendiente a otorgar permisos y/o autorizaciones de cambio de uso de suelo (…) 3) Asimismo, deberán la Subsecretaría de Desarrollo Forestal del Chaco y el Ministerio de la Producción, Industria y Empleo del Chaco, notificar fehacientemente del presente resolutorio a los titulares de la totalidad de los permisos y/o autorizaciones de cambios de uso de suelo aprobadas y en estado de ejecución desde el mes de diciembre del año 2014, debiendo acreditar el cumplimiento”

 

2) Deforestación en el norte de Argentina. Informe anual 2020

https://greenpeace.org.ar/pdf/2021/Deforestaci%C3%B3n%20en%20el%20norte%20de%20Argentina%20Informe%20Anual%202020.pdf

Seguir leyendo

Regionales

Amnistía Internacional registró denuncias de víctimas en Formosa

Publicado

el

Amnistía Internacional publicó el informe “COVID-19 y derechos humanos, la situación de la provincia de Formosa” en el que registró denuncias de violaciones a los derechos humanos ante casos de personas afectadas por restricciones al acceso a la provincia, detenciones compulsivas en centros de aislamiento, uso abusivo de la fuerza y represión contra manifestantes. El reporte releva más de 45 testimonios y da cuenta de la situación desde marzo de 2020 hasta marzo de 2021.

“Como ya hemos advertido, el respeto a los derechos humanos es una condición necesaria para que las medidas sean legítimas y socialmente aceptadas en tiempos de pandemia. A partir de la gran cantidad de denuncias recibidas, la organización relevó la situación de derechos humanos en Formosa y se puso a disposición de las autoridades para entablar un diálogo constructivo que garantice que el derecho internacional de los derechos humanos y el respeto por la dignidad de las personas constituya el marco de todas las medidas para afrontar al COVID-19 “, señaló Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

La situación en Formosa

Según relevó Amnistía Internacional, la implementación de las medidas de control del COVID-19 por parte de las autoridades de Formosa entre marzo y diciembre del 2020 resultaron en vulneraciones de derechos humanos. El informe releva historias de varias personas que se encontraban varadas en la ruta a la espera de regresar a sus casas. Esta situación llegó a la Corte Suprema de Justicia que el año pasado ordenó el ingreso de 8500 ciudadanos a Formosa y calificó las medidas como “irrazonables”.

En enero de 2021 la provincia dispuso el alojamiento involuntario y obligatorio en establecimientos bajo custodia estatal, llamados Centros de Atención Sanitaria (CAS). Además de contar con los Centros de Alojamiento Preventivo (CAP), donde se alojaba compulsivamente a toda persona que ingresaba a Formosa, se estableció que las personas con COVID-19 positivo, quienes tuvieran contacto estrecho con ellas (tengan test con resultado positivo o no), y todas aquellas personas sospechadas de haber adquirido el virus debían alojarse en los CAS.

“La implementación de estas medidas no garantizaron condiciones dignas para las personas y no han sido utilizadas como último recurso sin establecerse mecanismos alternativos, tales como la cuarentena o el asilamiento domiciliario. Por lo tanto, se vulneraron los derechos de las personas alojadas en los CAS, restringiendo su derecho a la libertad, impidiendo su regreso a casa y exponiéndolas a un mayor riesgo a su vida y su salud al alojarse en condiciones sanitarias e higiénicas inadecuadas, y obligándolas en todos los casos al confinamiento compulsivo en centros estatales por períodos inciertos”, indicaron desde Amnistía Internacional.

Durante febrero y marzo de este año, tras la visibilidad pública que tomaron las denuncias, se flexibilizaron algunas medidas en el caso de niños, adultos mayores y personas con problemas de salud. Sin embargo, para el resto, Formosa continuó implementado medidas que implican la cuarentena involuntaria y obligatoria de las personas exclusivamente en establecimientos bajo custodia estatal.

Además, el 5 de marzo de 2021 las fuerzas policiales reprimieron e hicieron uso abusivo de la fuerza contra manifestantes en la ciudad de Formosa. Al menos 90 personas fueron detenidas, incluyendo adolescentes, y más de 100 personas resultaron heridas.

Pedido de Amnistía Internacional

La pandemia a nivel global puso enormes desafíos a los Estados en la gestión de la pandemia. Amnistía Internacional ha monitoreado la situación de restricciones en diversas provincias e incluso en varios países y reconoce el esfuerzo que tanto el Estado nacional como las provincias llevan a cabo para dar una respuesta integral a la crisis sanitaria.

Sin embargo, de acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos, cualquier medida que se tome dentro de este marco, debe ser proporcionada, limitada y necesaria; debe estar sujeta a un examen periódico y significativo.

En el caso de Formosa, la organización remitió sus preocupaciones en torno a la protección de los derechos humanos a Naciones Unidas y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. A su vez, la organización requirió información a la provincia y solicitó en reiteradas oportunidades a las autoridades nacionales que realicen las gestiones necesarias para garantizar que las medidas de respuesta a la pandemia en Formosa sean respetuosas de los derechos humanos.

La vulneración de derechos nunca es una alternativa y los derechos humanos deben guiar toda respuesta estatal a la pandemia. La experiencia ha demostrado que los enfoques represivos y desproporcionadamente restrictivos no son formas eficaces de responder a la pandemia y generan rechazo y desconfianza en la población. En cambio, deben priorizarse políticas de prevención del COVID-19 que brinden información adecuada y suficiente a las personas para proteger su propia salud, la de sus comunidades y la de sus seres queridos, y de manera voluntaria.

Al final del informe, la organización plantea una serie de recomendaciones para combatir a la pandemia en un entorno respetuoso de los derechos humanos, como garantizar que las medidas restrictivas de los derechos de las personas respeten los principios de legalidad, legitimidad, necesidad y proporcionalidad.

Seguir leyendo

Más vistos