Seguinos

El Mundo

La dramática noche de terror y muerte en Caná

CANA, LÍBANO (*)

Publicado

el

Los muertos yacían en formas extrañas. Varios tenían la boca abierta y cubierta de polvo. Las caras, hinchadas. Un hombre tenía uno de los brazos completamente extendido y la mano totalmente abierta. Un niño y una niña, pálidos, estaban tendidos boca abajo en una ambulancia.


El gobierno israelí dijo que había advertido a los habitantes que abandonaran la zona. Pero irse del sur del Líbano es peligroso. En las últimas dos semanas, las dos familias numerosas que fueron víctimas de la matanza de Caná -los Shalhoub y los Hashim- habían conversado varias veces sobre la posibilidad de partir. Pero eran pobres y varios miembros no estaban bien de salud, incluidos un anciano de 95 años, dos familiares en silla de ruedas, y decenas de hijos. No podían solventar un viaje en taxi hacia el Norte, que cuesta unos 1000 dólares. Además existía el peligro en la propia ruta. Docenas de individuos, incluyendo 21 refugiados que viajaban en una camioneta el 15 del mes pasado, murieron a causa de los ataques aéreos israelíes mientras trataban de evacuar la zona. El último fin de semana hubo misiles que hicieron impacto en ambulancias de la Cruz Roja, hiriendo a seis personas y perforando el centro de la cruz sobre uno de los techos. Anteayer, un cohete estalló al paso de la caravana de ambulancias que iba con destino a Caná. “¿Qué podíamos hacer con nuestros hijos? No había adónde ir”, dijo Zaineb Shalhoub, una sobreviviente de 22 años, que yacía muy quieta en una cama de un hospital de Tiro. Las dos familias se habían trasladado a una casa excavada en la punta de un cerro. Pensaron que sería más segura. En el piso del angosto subsuelo cercano a la casa destruida había cinco colchones, un Corán abierto y una libreta de apuntes escolares sobre una almohada. Cada mañana, las mujeres les preparaban el desayuno a los hijos. La señora Shalhoub daba clases. Mientras, todos esperaban que los rescataran. El primer misil cayó alrededor de la una de la madrugada, arrojando a un pasillo a Mohammed Shalhoub, uno de los familiares en silla de ruedas. Sus cinco hijos, de entre 2 y 12 años, aún estaban dentro de la casa, como también su esposa, su madre y un sobrino de 10 años. Trató de llegar hasta ellos, pero minutos después cayó otro misil. A la mañana, cuando llegaron los socorristas, sus ocho parientes estaban muertos. “Sentí que todo daba vueltas y que la tierra me tragaba”, comentó el señor Shalhoub, de 38 años, en una cama de un hospital de Tiro y con la vista perdida. LA BOCA LLENA DE ARENA “Tenía la boca llena de arena”, dijo la señora Shalhoub, y añadió que los médicos le habían dicho a su familia que los muertes habían ocurrido por asfixia y aplastamiento. Por lo menos ocho personas de la casa sobrevivieron y hablaron de una noche larga y aterradora. La señora Shalhoub se sentó debajo de un árbol junto a Mohammed, sin su silla de ruedas, y otros tres familiares, escuchando cómo los aviones sobrevolaban en la noche. La señora Shalhoub dijo que había tratado de ayudar a una mujer que sollozaba bajo los escombros e imploraba por su bebe, pero que no lo había podido encontrar. Un vecino, llamado Haidar Tafleh, expresó que había oído gritos al aproximarse a los escombros, pero que el bombardeo le había impedido llegar. “Tratamos de sacar gente de allí, pero las bombas no nos dejaban”, dijo. El área recibió varios impactos más. Una casa próxima a la de los Shalhoub quedó en ruinas en medio de un cráter gigantesco. Los vecinos dijeron que unos ocho edificios habían sido destruidos en dos semanas. Los edificios derrumbados han sido un serio problema en el sur del Líbano. Todavía hay decenas de cadáveres bajo los escombros. El verdulero Hassan Faraj, parado frente a su negocio y cerca de un monumento en memoria de los muertos en el ataque de 1996, señaló que los combatientes de Hezbollah no andaban por Caná, pero que los habitantes los apoyaban con firmeza. Anteayer había escasa evidencia de la presencia de combatientes, pero sí muchas banderas y afiches de líderes chiitas en las calles. En el hospital de Hakoumi, en Tiro, el señor Shalhoub estaba sentado sobre la cama, con el rostro desencajado. Sus familiares le servían café con especias, cuyo aroma se esparcía por la sala. Los sobrevivientes hablaron de su fe como consuelo. “Mis hijos -dijo la señora Shalhoub- están ahora en el paraíso.” Pero Hala Shalhoub, de 24 años, cuyas dos hijas de 1 y 5 años murieron en el bombardeo, gemía y se mecía levemente en su cama de hospital. “Quiero verlas, quiero abrazarlas”, suplicaba. UN PARIENTE DIJO: “DEJEN QUE LLORE”. Zaineb Shalhoub, la joven de 22 años que descansaba en la cama de al lado, se lamentó: “No queda nadie en nuestro pequeño pueblo. Ni gente ni las piedras”.Traducción: Luis Hugo PressendaTraducción: Luis Hugo Pressenda (*) Recibido por Corrientes al Día de un lector con pedido de publicación. Escrito por Sabrina Tavernise de The New York Times, link corto: http://www.lanacion.com.ar/827891

Seguir leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Mundo

El consumo humano de insectos puede ayudar a combatir el cambio climático

Publicado

el

Se puede comer un 80 % del cuerpo de los grillos, en comparación con un 55 % de las aves y un 40 % de los cerdos y la ternera.

Brochetas de grillos o paletas de escorpión son solo algunos de los productos exóticos que ya se empiezan a encontrar en establecimientos de algunos países con más asiduidad. También en restaurantes con estrella Michelin los insectos comestibles se van incorporando en platos de la carta. Además, algunas empresas han introducido productos con insectos en algunas grandes superficies. El hecho es que hay 1 millón de especies de insectos, que representan el 80% del reino animal, y 2.000 de estas son consumidas por millones de personas en todo el mundo.

Los expertos estiman que los insectos, gracias a sus efectos nutritivos, se pueden convertir también en un instrumento para combatir el cambio climático en el tránsito hacia un sistema alimentario más sostenible. Así lo expusieron en una conferencia sobre alimentación saludable y sostenible Anna Bach, profesora del Área de Nutrición de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y Marta Ros, dietista y doctoranda de la UOC, que presentó los resultados preliminares de su tesis sobre la proteína de insecto como proteína alternativa.

Ros recuerda que las especies de insectos son consideradas de origen animal, como la carne, el pez y los huevos, que proporcionan proteínas, grasas y nutrientes muy valiosos. “Aun así, solo se han creado algunas especies de insectos para el consumo, si bien en algunos países, como los asiáticos, el consumo de insectos es un comportamiento dietético con una larga historia; en China, por ejemplo, su consumo se remonta a 2.000 años atrás”, comenta la dietista. También se comen insectos en otros lugares de África, Centro y Sudamérica, México o Australia. La cría de insectos para el consumo humano “parece dar beneficios muy interesantes”, apunta Ros.

En cuanto al medio ambiente, su valor añadido es la reducción de la contaminación, una disminución en la emisión de los gases de efecto invernadero y un requerimiento inferior de agua. Por esta razón se concluye que “la cría de insectos para el consumo humano deja una huella ecológica menor, sobre todo en comparación con la ganadería convencional”. Para Ros, los principales obstáculos que puede haber para que aterrice en las cocinas occidentales son “la aceptabilidad y su seguridad alimentaria”.

Se puede aprovechar mucho más

Según los estudios mencionados por Ros, de los insectos se puede aprovechar más que de otros animales. Se puede comer un 80% del cuerpo de los grillos, en comparación con un 55% de las aves y un 40% de los cerdos y la ternera. Otro indicador que juega a su favor es la conocida como feed conversion ratio, que es la cantidad de kilos de alimento necesarios para obtener el peso del animal. “Los insectos son de sangre fría —explica Ros— y no tienen que metabolizar los alimentos para mantener su temperatura corporal, a diferencia de otras especies; esto hace que sean muy eficaces en su producción como alimento”. El agua necesaria para producir el producto también es inferior; igualmente, generan menos gases de efecto invernadero, y la ocupación de espacio en granjas es, al mismo tiempo, menor. De hecho, hay empresas que están desarrollando granjas de insectos que se pueden tener en casa.

En 2020 un informe internacional concluyó favorablemente sobre su valoración nutricional. En lo que se refiere a la toxicidad, los insectos no representan ningún problema para la seguridad, si bien se pueden producir reacciones alérgicas, como pasa con los crustáceos y los ácaros del polvo. Desde la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) también se ha establecido que los insectos forman parte de la vida de más de un millón de personas en el mundo. “La cría de insectos es una industria creciente, puesto que nuestros hábitos dietéticos están cambiando rápidamente y la voluntad del consumidor es probar cosas nuevas; por lo tanto, aumenta su consumo, no tienen la poca aceptabilidad de generaciones anteriores”, destaca Ros.

Un sistema alimentario más sostenible

Por su parte, Anna Bach defiende que los insectos pueden aportar su proteína para un sistema alimentario más sostenible, que actúa como “uno de los principales motores del cambio climático”. Hay que tener en cuenta que la población mundial podría llegar hasta los 9.000 millones de personas en 2050, “y, por lo tanto, tenemos que encontrar diferentes soluciones y, en este sentido, los insectos pueden tener un rol para esta población creciente”.

“Las soluciones deben ser múltiples —remarca la profesora de la UOC— y exigen reducir las pérdidas de los alimentos o las mejoras de las prácticas de producción, puesto que, si utilizáramos las técnicas más eficientes y de más rendimiento, que solo utilizan un 10% de los productores, podríamos llegar a reducir el 30% de las emisiones”. Bach cree que “las medidas tecnológicas son importantes, pero también los cambios en la dieta; no hay duda de que lo que debería pesar más en nuestra alimentación son los alimentos vegetales y mínimamente procesados”.

Seguir leyendo

El Mundo

China se negó a que la OMS realice una nueva investigación sobre el origen del Covid

Publicado

el

Ante la propuesta realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reabrir la investigación sobre el origen del coronavirus, el régimen chino se negó a colaborar y calificó de “falta de respeto” y “arrogancia hacia la ciencia” el plan presentado por el organismo internacional, según dijo el viceministro de la Comisión Nacional de Salud de China, Zeng Yixin.

El funcionario chino negó la teoría de que el coronavirus salió de un laboratorio, argumentando que se trata de un rumor contrario al sentido común, a pesar de las múltiples denuncias que hay por parte de varios países e instituciones que señalan a China como responsable de la propagación de la pandemia.

El viceministro dijo en una rueda de prensa que estaba “extremadamente sorprendido” por la propuesta presentada el viernes por el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que incluye investigaciones de laboratorios de virus en Wuhan, China, donde se detectaron los primeros casos de COVID-19 en 2019.

Zeng, indicó que el laboratorio en la ciudad de Wuhan no tiene virus que puedan infectar directamente a seres humanos. Dijo que China ha hecho aclaraciones repetidas veces y no aceptará el plan de la OMS.

LA PROPUESTA

La Organización Mundial de la Salud propuso el viernes pasado una segunda fase de estudios en China sobre los orígenes del coronavirus, incluidas auditorías de laboratorios en Wuhan.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, presentó el plan a los estados miembro en una reunión a puerta cerrada el viernes, un día después de decir que las investigaciones se veían obstaculizadas por la falta de datos sin procesar sobre los primeros días de propagación del COVID-19 en China.

Un equipo dirigido por la OMS pasó cuatro semanas en la ciudad de Wuhan y sus alrededores con investigadores chinos y dijo en un informe conjunto en marzo que el virus probablemente se había transmitido de murciélagos a humanos a través de otro animal.

Pero países como Estados Unidos y algunos científicos han exigido más investigaciones, en particular sobre el Instituto de Virología de Wuhan, que estaba realizando investigaciones sobre murciélagos. El plan de la OMS exige más estudios en China, pero no en otros países, y específicamente auditorías de laboratorios en Wuhan, dijeron diplomáticos chinos en una respuesta inicial a la propuesta presentada por Ghebreyesus.

China calificó la teoría de que el virus pudo haber escapado de un laboratorio de Wuhan como “absurda” y ha dicho repetidamente que “politizar” el tema obstaculizaría las investigaciones.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo el viernes en una rueda de prensa que algunos datos no podían copiarse o salir de China porque involucraban información personal.

Previo al anuncio del nuevo plan el director de la Organización Mundial de la Salud dijo que China debe cooperar más en la investigación sobre los orígenes de la pandemia de coronavirus.

“Esperamos que haya una mejor cooperación para que sepamos qué pasó realmente”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa.

Tedros aseguró que tras la primera fase de investigaciones, que culminó con una visita de expertos internacionales a Wuhan (la ciudad central china donde se diagnosticaron los primeros casos), se está diseñando ya una segunda. “Necesitamos continuar la investigación para saber qué ocurrió realmente, pues si lo acabamos sabiendo nos puede servir para evitar crisis futuras similares”, afirmó el experto etíope.

Las declaraciones de Tedros suponen un llamativo cambio de tono después de meses en los que había declinado comentar públicamente la teoría del laboratorio o la actitud de las autoridades chinas en las investigaciones, que comenzaron con meses de retraso y bastantes obstáculos para los expertos de la OMS y otras agencias.

Infobae con información de AP y Reuters

Seguir leyendo

El Mundo

Destacan eficacia de la vacuna Sinopharm contra el COVID-19 y la variante Delta

Publicado

el

La investigación realizada en pacientes de Sri Lanka, país vecino de India, indicó que las dosis crean defensas en niveles similares a las personas que sufrieron un contagio

Un estudio realizado en Sri Lanka determinó que la vacuna china Sinopharm es eficaz contra la variante Delta del coronavirus y genera una alta respuesta de anticuerpos en la gran mayoría de pacientes, según un estudio publicado este martes.

Los resultados del estudio, publicado en el repositorio de artículos científicos medRxiv y realizado por científicos de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Sri Jayawardenapura, sugieren que los vacunados con Sinopharm “tienen un nivel similar de protección contra la infección con (las variantes) Delta y Beta”.

“La conclusión de este informe es que cuando se trata de Delta y otras variantes, la vacuna de Sinopharm induce niveles similares de respuestas de anticuerpos que las personas que se han infectado de forma natural, lo que es muy bueno”, dijo Neelika Malavige, jefa del Departamento de Inmunología y Medicina Molecular. Si bien el estudio halló una menor respuesta contra la variante Beta (detectada originalmente en Sudáfrica), esta no es la que genera más preocupación en la actualidad, ya que la OMS proyecta que la Delta (de la India) será la dominante a nivel mundial.

Ante el análisis de 282 personas vacunadas con esta fórmula, los autores indicaron que la vacuna china logró además una respuesta de anticuerpos (seroconversión) del 95% contra la proteína ‘spike’ del SARS-CoV-2.

La respuesta fue diferente según los grupos etarios. Entre los pacientes de entre 20 y 40 años, el 98% desarrolló anticuerpos, mientras que entre los voluntarios de más de 60, la tasa de desarrollo de defensas pasa a 93%. “Esto no es sorprendente, ya que las personas mayores responden menos a las vacunas”, añadió la especialista.

Sinopharm, aprobada por la OMS, presentó meses atrás estudios en varios países con una eficacia general de casi 80%. La fórmula es usada en decenas de países con compras directas o con entregas a través del mecanismo COVAX. En Argentina, un reciente estudio “de vida real” en pacientes de más de 60 años arrojó una eficacia de 84% para prevenir la mortalidad tras la aplicación de las dos dosis.

Infobae con información de EFE y Reuters

Seguir leyendo

Más vistos