Seguinos

Opinión

Hacia un verdadero Norte Grande: aportes y reflexiones desde mis experiencias en la función pública

EDUARDO “PETECO” VISCHI (*)

Publicado

el

El pasado 12 de abril los legisladores de Corrientes y Chaco nos reunimos en la legislatura correntina con el objetivo de sentar las bases para conformar el “Parlamento del Norte Grande”, integrando a las regiones NEA y NOA, acompañando la iniciativa de los gobernadores en función al crecimiento y desarrollo de la región.


Considero que este acontecimiento representa un importante avance en cuanto a buscar un trabajo de cooperación mutua para la elaboración de leyes, complementarias a las acciones emanadas de los gobernadores, a fin de lograr disminuir las asimetrías regionales. Creo necesario hacer un poco de historia, en base a mis experiencias personales y los diferentes espacios de responsabilidad institucional que me tocaron ocupar, para poder dimensionar la importancia de construir políticas públicas estratégicas desde una perspectiva regional.

 

En el 2001 se generó un hecho histórico, sin precedentes, colapsó la confianza de los argentinos en sus instituciones; esto desencadenó, entre tantas otras cosas, en el cambio de varios presidentes en pocos días lo que llevó a que haya un gobierno parlamentario eligiendo un presidente por parte de la asamblea del Congreso de la Nación –Eduardo Duhalde, Senador Nacional por la provincia de Buenos Aires en ese momento-. A mi entender esto dio lugar al gobierno más federal en la toma de decisiones, lo digo desde el fundamento que la injerencia de los gobernadores y sus legisladores hacía que, casi todas las semanas, funcionarios provinciales recurríamos a Casa de Gobierno o a la Quinta de Olivos para decidir acciones concretas de gobierno.

 

Desde mi experiencia, en ese entonces Subsecretario de Trabajo de la provincia, me quiero referir al “Plan Trabajar” -que se transformó luego en el “Plan Jefas y Jefes de Hogar”-, a medida que fueron pasando los meses, y como se habían entregado estos planes en forma urgente y sin controlar la realización de una contraprestación por parte de los beneficiarios, dejaron de ser planes de reinserción al trabajo y se convirtieron en planes o subsidios sociales.

 

Pasaron casi 20 años de la implementación y no sólo no mejoramos los índices de desempleo, sino que estos índices empeoraron y esto, como sabemos, impacta de manera directa en el incremento de la pobreza. Entonces cuando analizamos nuestro futuro, y vemos que más del 60% de los niños son pobres, la proyección es clarísima respecto a las pocas perspectivas de revertir esta situación en el corto y mediano plazo, por lo que en los próximos 10 años estaremos en una situación similar, siendo optimistas.

 

Cómo Intendente de Paso de Los libres vi crecer el Mercosur y tuve la posibilidad de observar la generación de excelentes intercambios a principios de la década pasada, pero lamentablemente hoy podemos decir que el bloque no fue ni es de los ciudadanos de estos países, sino más bien sólo tuvo sus frutos en el ámbito comercial/empresarial por lo que es más bien un espacio de las empresas y por ende su agenda está marcada al ritmo de las negociaciones de estos sectores.

 

Desde el primer día de gestión en la intendencia focalicé mi atención en poder llevar adelante un trabajo en red con otras ciudades, de la provincia y el país e incluso de otros países, ya que siempre estuve convencido de que a través del intercambio constante de conocimientos y experiencias uno puede ser mejor en lo que hace, y es así que puedo decir que gracias a este trabajo de apertura e intercambios logré ser un mejor intendente.

 

La experiencia como Ministro de Planificación me permitió “abrir la cabeza” en lo que respecta a los “Nuevos Liderazgos”: un concepto que viene tomando cada vez mayor trascendencia; y por otro lado focalizar la proyección con la mirada en el mediano y largo plazo. En este sentido es necesario entender que si no se ponen metas y objetivos, y no se mide el avance en el tiempo, los logros son imperceptibles; es por ello que cada programa y/o plan que pretende cambiar realidades, y tener un impacto sostenido en el tiempo, su duración debe ser pensada para que trascienda a más de un periodo gubernamental y para ello deben haber acuerdos y compromisos de muchas partes, el objetivo de fondo debe ser lograr transformar esos programas y planes en políticas de estado.

 

Hoy, como legislador, veo con mucha esperanza los pasos que se están dando en el Norte Grande, donde se plantean temas muy importantes como: infraestructura, beneficios impositivos y subsidios. Pero debo advertir que de nada sirven estos planes si no están acompañados por el desarrollo humano; al no tener competitividad, tanto en habilidades como formación, las oportunidades que se presentan no podrán ser aprovechadas por quienes no estén preparados y por consecuencia lo más probable que ocurra es que la zona más desarrollada de nuestro país aproveche de la materia prima que generamos, sin poder agregar valor nosotros.

 

El desafío del Norte Grande es desarrollarse, y eso depende en gran medida de nosotros, es necesario trabajar en una agenda conjunta de acciones estratégicas que permitan proyectar crecimiento y desarrollo. Soy optimista y estoy esperanzado en esta nueva etapa, que la debemos construir entre todos, dónde el foco principal debe estar en mejorar la calidad educativa, generar mano de obra calificada y apostar a la cultura del trabajo. Mi compromiso es seguir aportando a impulsar una región, y una provincia, competitiva y con más oportunidades.

 

(*) Diputado Provincial – Corrientes

Seguir leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La importancia de adoptar una actividad física como parte de nuestra vida cotidiana

Publicado

el

El deporte está aportando al mundo la alegría y el ánimo que tanto se necesita para superar estos tiempos difíciles. Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, la Copa América, la Eurocopa y Wimbledon –entre otros- traen en este tiempo de incertidumbres, emoción y entretenimiento a millones de personas.

Y es precisamente este momento el que debemos aprovechar para abordar y adoptar a la actividad física como un estimulante para el bienestar general, reconociéndole otros beneficios como: mejoras en la salud mental, prevención de la demencia, tratamiento de alteraciones en el sueño, así como evitar lesiones por caídas y sus consecuencias, entre muchos otros beneficios.

En el 2016, una cuarta parte de la población mundial era físicamente inactiva, aumentando el riesgo en el desarrollo de enfermedades a las que llamamos crónicas no transmisibles (obesidad, cáncer, hipertensión arterial, enfermedades renales) citadas justamente así por su evolución lenta, consecutiva y por la mala calidad de vida que generan.

En la actualidad, claramente la pandemia de Covid- 19 nos ha mostrado el enorme valor de la actividad física vinculada al bienestar de las personas a nivel mundial.

El ejercicio durante el tiempo de aislamiento social obligatorio fue considerado una actividad esencial por muchos gobiernos en todo el mundo, tan esencial como el alimento, el distanciamiento social y la búsqueda de atención médica.

Las primeras campañas gubernamentales de regreso paulatino a la actividad diaria durante esta pandemia, alentaron al público a salir y hacer ejercicio, más aun, teniendo en cuenta las investigaciones actuales donde se confirma que realizar actividad física en forma regular se asocia a un menor riesgo de presentar formas graves de COVID-19.

Existen además, beneficios adicionales en la promoción de la actividad física, entre ellos: la menor contaminación atmosférica y acústica, la mitigación del cambio climático y otros aspectos amigables con la ecología, que surgen consecuentemente del menor uso de transportes motorizados a cambio de traslados activos como caminatas y en bicicletas, al trabajo y la escuela.

Países consustanciados con este tipo de políticas han invertido en ciclovías y mejoras en la infraestructura peatonal.

Se torna entonces fundamental hacer foco en la necesidad urgente de aumentar los niveles de actividad física, tanto de la población general como en niños y adolescentes, incluyendo a los adultos mayores y a las personas con discapacidad.

Es indispensable reflexionar y comprender que las estrategias en salud pública de esta magnitud aumentarán las expectativas de vida, disminuirán las dolencias a edades más tempranas y –consecuentemente-, reducirán el gasto en salud de la población.

La pandemia demostró lo fácil e importante que es hacer una caminata diaria de 30 minutos.

La promoción de la actividad física en nuestros entornos familiares inmediatos, con objetivos razonables y progresivos, demostrará que mantenerse en movimiento es posible.

De nosotros depende lograr que estos buenos hábitos persistan en el tiempo.

(*) Dra. Celeste López

Seguir leyendo

Opinión

Influencers y política. Una fórmula poderosa y explosiva

Publicado

el

Hace unas semanas vimos al presidente argentino Alberto Fernández dando entrevistas a dos influencers. Por un lado, Pedro Rosemblat, conocido como “El cadete” (militante del Frente de Todos, con 363 mil seguidores), y luego a Tomás Quintín Palma, que tiene 35mil seguidores en su cuenta de Instagram. Pero el Presidente no es el único, la oposición también se deja ver con ciertos influencers que abogan sus ideas, como el caso de ´el Dipy´, cantante de cumbia  que se muestra a favor de la oposición cada vez que expresa sus ideas políticas. Por otro lado, el joven Iñaki Gutiérrez también se ha sacado fotos con Mauricio Macri y Patricia Bullrich, expresando abiertamente su militancia en las redes sociales y sus ganas de trabajar “por un país diferente”.

¿Están cambiando los estilos de comunicación de los políticos? Hemos escuchado opiniones diversas, desde que los influencers no están formados como para conducir una entrevista profesional, que sacarse una foto con un influencer le quita seriedad y credibilidad al político o que el influencer en cuestión persigue un puesto político. La realidad indica que, como antes se buscaban “celebridades”, hoy se buscan influencers. Los nuevos formadores de opinión y dueños de las audiencias masivas parecen tomar la delantera cada vez más fuerte.

¿Por qué los políticos buscan estos canales? ¿Les suma dar entrevistas informales en las redes con jóvenes influencers? La respuesta es: sí, mucho. ¿Por qué no?  Con esta herramienta, el político logra alcanzar un público que vive alejado de la política y que no mira televisión. Esto demuestra un acercamiento acertado.

 Asimismo, sirve para captar audiencias populares a las que quizás no llegarían de otro modo. Hay varios ejemplos en el ambiente de la cumbia, el regetton, el cuarteto, el rock y hasta en el fútbol. De más está decir que estos líderes, en sus distintos ámbitos, siempre han sido referentes de opinión e influyen en sus “seguidores”.

En definitiva, no podemos descartar que las nuevas generaciones suman votos. En estos días en que en los milennials reina cierta apatía y falta de interés por la política, parece acertado que los políticos se acerquen cada vez más a la gente joven, ya que son ellos los que tendrán la posibilidad de elegir a la hora de votar.

Qué privilegio tenemos si nos comparamos con décadas pasadas donde no existía la difusión de ideas tan fácilmente, pero cuan peligroso, al mismo tiempo, resulta esta explosiva combinación. A la vez, debemos dejar de pensar en la incidencia que tienen las creencias y modos de ver el mundo, porque como consecuencia “influyen” en los millones de seguidores que tienen estos referentes.

¿Y si es cierto que algún influencer logre un puesto político y termine tomando decisiones importantes? Fomentemos la educación y el pensamiento crítico en las nuevas generaciones para que puedan discernir de forma más atinada, ya que serán ellos los que tengan el poder de cambiar la dirección del timón. De las decisiones que tomemos en las urnas, dependerá el rumbo del país en los próximos años.

(*) POR  ROXANA BELDA periodista y conductora del programa Estudio Abierto en Radio Rivadavia.

Seguir leyendo

Opinión

Influencers y política. Una fórmula poderosa y explosiva

POR ROXANA BELDA (*)

Publicado

el

Hace unas semanas vimos al presidente argentino Alberto Fernández dando entrevistas a dos influencers. Por un lado, Pedro Rosemblat, conocido como “El cadete” (militante del Frente de Todos, con 363 mil seguidores), y luego a Tomás Quintín Palma, que tiene 35mil seguidores en su cuenta de Instagram. Pero el Presidente no es el único, la oposición también se deja ver con ciertos influencers que abogan sus ideas, como el caso de ´el Dipy´, cantante de cumbia  que se muestra a favor de la oposición cada vez que expresa sus ideas políticas. Por otro lado, el joven Iñaki Gutiérrez también se ha sacado fotos con Mauricio Macri y Patricia Bullrich, expresando abiertamente su militancia en las redes sociales y sus ganas de trabajar “por un país diferente”.


¿Están cambiando los estilos de comunicación de los políticos? Hemos escuchado opiniones diversas, desde que los influencers no están formados como para conducir una entrevista profesional, que sacarse una foto con un influencer le quita seriedad y credibilidad al político o que el influencer en cuestión persigue un puesto político. La realidad indica que, como antes se buscaban “celebridades”, hoy se buscan influencers. Los nuevos formadores de opinión y dueños de las audiencias masivas parecen tomar la delantera cada vez más fuerte.

 

¿Por qué los políticos buscan estos canales? ¿Les suma dar entrevistas informales en las redes con jóvenes influencers? La respuesta es: sí, mucho. ¿Por qué no?  Con esta herramienta, el político logra alcanzar un público que vive alejado de la política y que no mira televisión. Esto demuestra un acercamiento acertado.

 

 Asimismo, sirve para captar audiencias populares a las que quizás no llegarían de otro modo. Hay varios ejemplos en el ambiente de la cumbia, el regetton, el cuarteto, el rock y hasta en el fútbol. De más está decir que estos líderes, en sus distintos ámbitos, siempre han sido referentes de opinión e influyen en sus “seguidores”.

 

En definitiva, no podemos descartar que las nuevas generaciones suman votos. En estos días en que en los milennials reina cierta apatía y falta de interés por la política, parece acertado que los políticos se acerquen cada vez más a la gente joven, ya que son ellos los que tendrán la posibilidad de elegir a la hora de votar.

 

Qué privilegio tenemos si nos comparamos con décadas pasadas donde no existía la difusión de ideas tan fácilmente, pero cuan peligroso, al mismo tiempo, resulta esta explosiva combinación. A la vez, debemos dejar de pensar en la incidencia que tienen las creencias y modos de ver el mundo, porque como consecuencia “influyen” en los millones de seguidores que tienen estos referentes.

 

¿Y si es cierto que algún influencer logre un puesto político y termine tomando decisiones importantes? Fomentemos la educación y el pensamiento crítico en las nuevas generaciones para que puedan discernir de forma más atinada, ya que serán ellos los que tengan el poder de cambiar la dirección del timón. De las decisiones que tomemos en las urnas, dependerá el rumbo del país en los próximos años.

 

(* ) periodista y conductora del programa Estudio Abierto en Radio Rivadavia.

Seguir leyendo

Más vistos