Seguinos

Opinión

El mundo va hacia el biocombustible

TENDENCIAS (*)

Publicado

el

El petróleo amenaza con dejar de fluir. Algunos informes apuntan a que en 2050 apenas si habrá crudo en el subsuelo. Bruselas ha diseñado un plan para sustituir las gasolinas por combustibles de origen vegetal. La tesis Hubbert indica que el paradigma del petróleo está llegando a su fin, y estimula a que las empresas del sector reconviertan sus estrategias. Aquí, un panorama del nuevo escenario energético mundial.


En los años ochenta fue la Curva de Laffer -la teoría, trazada en una servilleta por Arthur Laffer, de que la recaudación fiscal sube si bajan los impuestos-. En los noventa, el Nuevo Paradigma, que fue comprado por, entre otros, Alan Greenspan, y sostenía que las subidas meteóricas de la Bolsa se debían a que la economía había entrado en una nueva fase caracterizada por un crecimiento no inflacionario. Ahora es el Pico de Hubbert. Ésa es la palabra mágica de la que hay que hablar en cualquier conversación sobre economía. Aunque éste es un concepto bastante más siniestro que el de sus predecesores. Porque el Pico de Hubbert indica que nos estamos quedando sin petróleo. Más exactamente, que la producción mundial de crudo está en su máximo histórico posible y va a empezar a decaer. ¿Cuándo? Eso depende de las ganas que uno tenga de asustar a su audiencia. Si quiere ser pesimista, puede argüir que el Pico se alcanzó hace dos años, y citar a Alí Samsan Bakhtiari, ex presidente de la empresa petrolera nacional de Irán, NIOC, quien afirma que la producción mundial de crudo habrá caído un 32% en 15 años. Si no quiere sembrar el pánico entre la audiencia, puede unirse a los más optimistas, que creen que no se alcanzará hasta 2025. Pero incluso el escenario más optimista deja poco lugar para la alegría. Porque el mundo cada día necesita más energía debido a que, como recordó Alan Greenspan hace dos meses en el Congreso, «los países en los que más crece el consumo de petróleo son EEUU y China». En otras palabras: las dos locomotoras que tiran del crecimiento en todo el mundo son también quienes amenazan con dejarnos sin petróleo. La tesis de Hubbert, además, ya se ha probado cierta. Su autor, Marion King Hubbert, un profesor de la Universidad de Stanford y empleado de Shell, predijo en 1957 en un documento disponible en Internet en www.hubbertpeak.com/hubbert/1956/1956.pdf que la producción de petróleo de Estados Unidos alcanzaría su cénit en 1970. Fue un vaticinio increíblemente preciso: EEUU alcanzó su máximo nivel de bombeo de crudo en 1971, y desde entonces, su producción ha ido en declive. Hubbert -a partir de entonces declinaría- advirtió de que lo mismo pasaría a nivel mundial «en 50 años». Es decir, en 2007. Y los pronósticos no son buenos. Todo parece indicar que Hubbert acertó. El punto máximo del descubrimiento de nuevos yacimientos de crudo tuvo lugar en 1962. Desde el año pasado, la producción de petróleo mundial está esencialmente estancada, según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), un organismo dependiente de la OCDE. De acuerdo a la Asociación para el Estudio del Pico del Gas y del Petróleo (ASPO, según sus siglas en inglés), la producción máxima de hidrocarburos se alcanzó en 2004. La industria petrolera ha comprado la tesis de Hubbert. Ahí está para confirmarlo el eslogan Por cada dos barriles de crudo que se consumen, sólo se descubre uno. No es el lema de ninguna pegatina de un grupo ecologista. Ni un anuncio de un programa de debate a las tres de la mañana, cuando se ha agotado la crónica rosa en televisión. Es el eslogan de una nueva campaña publicitaria de Chevron, la sexta mayor empresa petrolera privada del mundo. Los anuncios forman parte de una iniciativa más amplia, que cuenta con su propia web, www.willyoujoinus.com, que podría traducirse como www¿teunirásanosotros?com. La web no deja dudas de lo que piensan los directivos de Chevron: «Una cosa está clara: la era del petróleo barato se ha acabado». Así que esta crisis energética es de verdad. Si por ahora no la hemos notado es porque las economías son hoy mucho más flexibles que durante los choques del petróleo de los setenta y ochenta y porque hay mucha más eficiencia energética que entonces. De hecho, según los datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), un organismo dependiente de la OCD, el mundo consume en la actualidad alrededor de 30.000 ó 31.000 millones de barriles al año, mientras sólo se descubren 8.000. En otras palabras: Chevron peca de optimismo. No se descubre un nuevo barril por cada dos que se consumen, sino por cada cuatro. Dónde están esos 8.000 nuevos barriles es también un problema. De hecho, el segundo anuncio de la serie de Chevron lo dice de forma indirecta: La mitad del petróleo del mundo yace en cinco países. Así que ¿dónde vives? Cuatro de esos cinco países son ejemplos de libro de países con un inmenso riesgo político: Arabia Saudí, Venezuela, Irán e Irak. De hecho, en la provincia iraquí de Al Anbar se está descubriendo crudo de excelente calidad, según ha podido saber EL MUNDO de fuentes del Departamento de Estado de EEUU. El problema es que Al Anbar es también el mayor bastión de la resistencia armada al Gobierno de Bagdad y a los soldados de EEUU. Al margen de esos cuatro países, la otra nación en el selecto grupo de las superpotencias petroleras del mundo es Canadá. El hecho de que Canadá esté ahí es la prueba más clara de que la economía mundial ya ha iniciado la búsqueda de energías alternativas al petróleo tradicional. Porque, si Canadá es un país que rebosa en petróleo es porque ha empezado a contabilizar como reservas de petróleo sus depósitos de pizarras bituminosas en la provincia de Alberta, lo que ha disparado literalmente sus yacimientos. Las pizarras bituminosas son asfalto que se extrae normalmente de la tierra en minas a cielo abierto, y del que luego se obtiene petróleo sintético. El Gobierno de Alberta estima que tiene en su subsuelo alrededor de 174.000 millones de barriles de asfalto esperando ser explotado, y prevé que la producción de petróleo procedente de las pizarras pase de los 750.000 barriles actuales a dos millones en cuatro años. En EEUU y Venezuela hay reservas de pizarras y arenas asfálticas mucho mayores, aunque más difíciles de explotar. Pero las pizarras sólo serán un alivio momentáneo. Lograr un barril de crudo procedente de estas explotaciones cuesta doce veces más que en Irak o Arabia Saudí (la ventaja es que en Canadá no decapitan a los ingenieros). El impacto medioambiental de la explotación de las pizarras bituminosas es enorme, dado que requieren las mayores minas a cielo abierto del mundo, y el proceso de refino genera una cantidad fantástica de dióxido de carbono, el gas que provoca el calentamiento global de la atmósfera. Además, la infraestructura del Norte de Alberta, donde están los mejores yacimientos, no está preparada para la avalancha de inversiones que se avecina, lo que amenaza con crear cuellos de botella en la producción. Finalmente, si hubiera tecnología para explotar todas las pizarras de esa provincia canadiense al mismo ritmo al que se saca petróleo de Arabia Saudí, las reservas quedarían extinguidas en 2045. Otra opción son las pilas de combustible alimentadas por hidrógeno, una posibilidad que, según ha explicado a EL MUNDO Jeremy Rifkin, director del think-tank Fundación para las Tendencias Económicas (FOET) y asesor de Romano Prodi cuando éste era presidente de la Comisión Europea «está a la vuelta de la esquina. En tres años, Toyota tendrá en el mercado un coche que funcionará con hidrógeno». Y, según Rifkin, General Motors, a pesar de sus problemas, está invirtiendo 200 millones de dólares al año en la investigación de automóviles que funciones con esta tecnología. Mientras llegan, va a haber que contar con los biocombustibles, obtenidos a partir de vegetales, concretamente caña de azúcar y maíz. Brasil ya ha logrado ser autosuficiente desde el punto de vista petrolero debido a su masivo plan de inversión en el etanol que se obtiene de la caña de azúcar, iniciado en los años setenta. Y EEUU está avanzando en la misma dirección. Prueba de que los intentos de la Administración Bush -anunciados el pasado enero- de avanzar en esta dirección son serios es que Washington se ha negado a eliminar el arancel de 0,56 dólares que grava cada galón -es decir, casi cuatro litros- de etanol importado. Washington protege así a su naciente industria del etanol, que se basa en el maíz y es menos competitiva que la de Brasil. La expansión de los biocombustibles puede transformar no sólo el sector energético, sino también la agricultura mundial. Porque cualquier país puede plantar maíz, caña de azúcar o patatas para producir biocombustibles. La expansión de este tipo de fuente energética sería ideal para evitar las permanentes reconversiones del sector agrícola, como la eliminación de 400.000 hectáreas de viñedo que ha sido ordenada por la Unión Europea. En un mundo de biocombustibes, esas explotaciones podrían reorientarse al cultivo de plantas que produzcan biocombustibles. Y, de paso, hacer factibles compromisos como el del Gobierno español, que pretende que las energías renovables supongan el 12% del consumo energético. De hecho, el etanol de origen vegetal -o bioetanol- se está utilizando ya mezclado en un 2% con la gasolina para mejorar sus propiedades, aunque ahora se ha logrado ya reducir la proporción de gasolina a sólo el 15%. Esa mezcla se denomina E85 y es el biocombustible de mayor consumo en los países en los que se comercializa. Da lugar a mejores rendimientos en los motores y reduce las emisiones de dióxido de carbono. Además, es mucho más barato de producir que el biodiésel. Pero, a cambio, aumenta el consumo de carburante por los vehículos un mínimo de un 15% y es más corrosivo que la gasolina para los motores. El bioetanol se produce a partir de los carbohidratos contenidos en vegetales, tales como el maíz, la caña de azúcar, la remolacha, el trigo o la patata, mediante un proceso de fermentación similar a la elaboración de la cerveza. El biodiésel procede de la reacción química entre los triglicéridos contenidos en aceites de origen vegetal o animal y algún alcohol -el etanol o metanol, por ejemplo- en presencia de catalizadores. Este combustible emite menos gases contaminantes que el gasóleo convencional, y no necesita ninguna preparación especial en los motores. Si en la época del petróleo barato (entre 20 y 25 dólares) la media de obtención de bioetanol era de 2,5 toneladas por hectárea cultivada y de 1,15 toneladas por hectárea en el caso del biodiesel, en la actualidad se trabaja para mejorar estos rendimientos utilizando toda la planta y no sólo el grano o los bulbos. Es más, se contempla dejar los frutos para alimentación y utilizar el desperdicio. Eso sin contar con que ya se están utilizando basuras orgánicas para obtener estos carburantes. Es un sector en el que España es líder. Abengoa es el primer fabricante europeo de bioetanol, con una producción de 525.000 toneladas anuales. Repsol YPF y Acciona han anunciado la construcción de seis plantas. Cepsa construirá en Cádiz una factoría con una capacidad de 200.000 toneladas. E Iberdrola levantará otra en Zamora con una capacidad de producción de 145.000 metros cúbicos de bioetanol. También hay algunas iniciativas públicas en Cataluña, Galicia y Navarra. Pero la Administración central está mostrando un desinterés enorme, reflejado en la falta de reglamentación existente para la venta de estos productos, hasta el punto de que el bioetanol se contempla como un derivado del vino. En España el empleo de biocombustibles es de menos del 1% del consumo total. En 2010, la normativa europea exige que sea del 5,75%. Pizarras bituminosas, células de hidrógeno o biocombustibles son sólo algunas de las opciones para afrontar el agotamiento del petróleo. Como también lo son la transformación de carbón en gasolina -técnica utilizada en Sudáfrica y aplicada por la Alemania nazi- o los coches eléctricos. Pero, a medida que se acaba el petróleo, sigue sin haber una alternativa clara. En cualquier caso, hay que evitar que la profecía de Hubbert se cumpla. Y no la del agotamiento del crudo -ésa parece inevitable- sino a la que resumió en su frase: «Nuestra ignorancia no es tan grande como nuestro fracaso para usar lo que tenemos». (*) Recibido por Corrientes al Día de Sergio Piccione y Pablo Pardo (El Mundo).

Seguir leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Cuando el mérito no importa

OPINIÓN (*)

Publicado

el

Dijo en San Juan el presidente Fernández: “lo que nos hace evolucionar o crecer no es el mérito, como nos han hecho creer en los últimos años, porque el más tonto de los ricos tiene muchas más posibilidades que el más inteligente de los pobres”.


Esto es tan falso, tan terriblemente insultante para la inteligencia, que es difícil decidir por dónde empezar a analizarlo.  Sólo diré que Steve Jobs (Apple), Bill Gates (Windows), Jeff Bezos (Amazon) y Marcos Galperin (Mercado Libre), son algunas de las fortunas más grandes del mundo y de Argentina, y NINGUNO fue hijo de rico.  Este pelotudismo socrático y retrógrado ha sido totalmente superado en los países desarrollados… ¡Y PRECISAMENTE PORQUE LO SUPERARON SON DESARROLLADOS!

 

Luego invocó a Alberdi y Sarmiento, reinterpretándolos con un pensamiento tan retorcido que los vuelve irreconocibles.  Dijo admirarlos porque “vislumbraron la importancia de la educación pública, que nada es más importante que el conocimiento humano” y del sanjuanino aseguró que “en un gesto inigualable de igualdad, resolvió que todos los que estudian en la escuela pública calcen un guardapolvo blanco para que las diferencias sociales allí donde se aprende no aparezcan.  Con todo eso nos dijo que el estado debe estar muy presente en el desarrollo humano y que finalmente lo que más vale es la igualdad, es propender a un sistema más igualitario”.

 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Pobres Alberdi y Sarmiento.  Si pensamos cuales referentes históricos argentinos estuvieron absolutamente en contra de la intromisión del estado (que debía ser pequeño) en el quehacer cotidiano de los ciudadanos, fueron sin dudas estas dos inmensas figuras de nuestra patria.  Hacer semejantes distorsiones de su pensamiento es una ofensa a sus memorias y, como se hacía en la escuela, debería lavarse la boca con jabón para limpiar sus palabras.

 

Alberdi decía que “la omnipotencia del Estado es la negación de la libertad individual” y que “la grandeza del vecino, forma parte elemental e inviolable de la nuestra”, LO OPUESTO al igualitarismo y el desconocimiento del mérito.

 

¿Y qué pensaba Sarmiento?, al que dijo admirar.  El sanjuanino dijo: “las cumbres se alcanzan doblando el empeño” y “toda la historia de los progresos humanos es la simple imitación del genio”; Don Domingo era un ferviente defensor del mérito, concepto que el señor presidente denigra.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

 

Es increíble que en la actualidad, con lo fácil que es conocer la realidad de otros países, todavía existan personas “educadas” (en realidad son apenas instruidas, la educación implica pensamiento crítico algo que les es ajeno) que sean tan ciegas como para dejarse engañar así.

 

El presidente habla de defender el federalismo y a las provincias del “pulpo” del puerto, cuándo el mayor héroe de esta gente fue Rosas, quien prohibió los puertos del Paraná para que todo el comercio exterior pasara por Buenos Aires, empobreciendo a las otras provincias.  Obsesión rosista por el monopolio del puerto porteño que condujo a la muerte a valerosos patriotas en la Vuelta de Obligado, sacrificio disfrazado con la mentira de la “defensa de soberanía”.

 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Valga la apostilla: ese fue el mismo Rosas que le quitó los sueldos a los docentes de las escuelas y universidades estatales, hundiendo en la ignorancia a los pobres y yendo en contra de la tan mentada “igualdad de oportunidades” con la que se llenan la boca.

 

¿Habla del federalismo y de trato igualitario para todas las provincias?, cuando el peronismo fue el mayor promotor del crecimiento del conurbano bonaerense y que le otorgó tantos subsidios a la luz, el gas y a los combustibles, que hacía que en Buenos Aires se pagara hasta 5 veces más barato los servicios públicos que en el resto del país.  ¿En serio?  ¿Se puede ser tan caradura?  Y lo peor, ¿se puede ser tan idiota como para creerles?

 

También dijo Fernández: “lo que uno más debería desear como argentino, es que cada argentino tenga la oportunidad de nacer…”, ¿oportunidad de nacer?, ¿de qué oportunidad de nacer habla quien defiende el aborto?, ¿se puede ser más cínico y contradictorio?  “…Y de morirse feliz después de haber vivido bien, en la provincia donde ha nacido”, ¿morirse feliz?, ¿Cómo Solange que murió sin ver a su padre?, ¿o Facundo Astudillo?, ¿o Franco Martínez?, ¿o Franco Isorni?, ¿o Luis Espinoza?, todos desaparecidos y muertos en democracia en este 2020.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

 

Entiendo (no comparto) que los que “están prendidos” defiendan “el modelo”… ¿pero el resto?, ¿el laburante que deja más de la mitad de su sueldo en impuestos para mantener punteros y para que le den por sus impuestos la porquería de salud, educación, seguridad y justicia que tenemos?, ¿el profesional que como universitario debería ser capaz de ver más allá de las mentiras de los demagogos?  Cómo decía Sarmiento y se aplica a los “educados” que egresan de la universidad: “era el que más sabia… Pero el que menos entendía”.

 

Lo cierto es que a decir del gran sanjuanino: “la ignorancia es atrevida”, pero aún es más atrevida la avaricia, la soberbia y el despotismo de quienes conducen hoy el destino de nuestra patria y que lejos están de seguir el siguiente principio rector del cuyano: “fui criado en un santo horror por la mentira, al punto que el propósito de ser siempre veraz ha entrado a formar el fondo de mi carácter y de ello dan testimonio todos los actos de mi vida”.

 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Quienes creemos en la Libertad, en la igualdad ante la Ley y no por la Ley, y en el Respeto por la vida y la propiedad del prójimo, no solo tenemos el deber ético y moral, sino también la impostergable necesidad de oponernos y manifestarnos en contra de los atropellos que se están cometiendo contra los argentinos y contra la República.   

 

El momento es YA… antes de que terminen de hundirnos y de someternos, antes de que no quede nada por salvar.

(*)  Rogelio López Guillemain

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app
Seguir leyendo

Opinión

Reconvertir proyectos e innovar

POR MARIA EUGENIA MANCINI

Publicado

el

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto profundo en nuestras sociedades. Además de la crisis sanitaria, ha afectado la educación, la vida social y los medios de subsistencia. A una economía difícil, esto lo ha profundizado aún más.


Para nuestros jóvenes muchos de estos impactos será a largo plazo y multidimensionales: Por ejemplo, 191 países han implementado el cierre de escuelas a nivel nacional o local, y 1,5 mil millones de personas no pueden asistir a la escuela ya que no disponen de tecnología básica para acceder a las plataformas educativas.

 

Sin embargo, hay muchos jóvenes liderando esta crisis y no se han quedado de brazos cruzados. Hay una Juventud que está apoyando el diseño y la ejecución de programas sociales pensando en caminos creativos y de respuesta.

 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

También debemos destacar la variedad de emprendimientos que han surgido adaptando propuestas comerciales a estos nuevos tiempos donde se pudo ver la creatividad y el desarrollo de productores locales.

Es fundamental continuar apoyando estos proyectos para que tengan continuidad formulando estrategias competitivas, incentivando y se conviertan en micro empresas sustentables económicamente.

 

Sumar programas de recuperación en base a economías locales y ver como su fuerza creativa comienza a enriquecer a instituciones, proyectos sustentables  y caminos nuevos para salir adelante.

 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Pienso que un camino de desarrollo  es no solo fortalecer las economías regionales sino volver a los oficios, capacitarnos y tener herramientas prácticas para generar recursos propios.

 

Estamos atravesando un momento de reinvención muy grande y donde más que nunca necesitamos estar unidos, sacar nuestras fortalezas y trabajar juntos como sociedad pensando en lo que queremos construir, diseñando la sociedad futura, poniendo  foco en nuestros recursos y liderar.

 

Es fundamental generar herramientas para crear una sociedad más igualitaria y solidaria y no solo como respuesta a la pandemia sino también pensando a largo plazo y abordando todos  el compromiso de crear un cambio duradero.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app
Seguir leyendo

Opinión

La “borocotización” de Alberto

(*) OPINIÓN

Publicado

el

Recuerda una crónica del diario perfil: “Eduardo Lorenzo Borocotó el 23 octubre de 2005 obtuvo una banca. Pero antes de asumir algo cambió. El 9 de noviembre visitó la Casa Rosada, acompañado por su hijo. ¿Con quién tenía cita? Con el actual presidente Alberto Fernández, quien era jefe de gabinete de Néstor Kirchner.  Borocotó se reunió con los dos. A Kirchner no lo conocía. A Fernández, sí.


El mismo día del encuentro en la Rosada, Borocotó anunció su partida del bloque macrista: armó un mono-bloque independiente, afín al kirchnerismo. Alberto Fernández explicó la jugada: "Tenemos que ser amplios. Hay muchos votantes y dirigentes de ARI que están descontentos con Carrió, por ejemplo. Y nosotros estamos abiertos a recibirlos, así como a los radicales, peronistas y a todos los que crean en el proyecto del Presidente".

 

En nuestras democracias actuales, se debería empezar a pensar en que los ciudadanos, en vez de elegir a personas que encarnen proyectos, ideologías, o letras muertas de lo establecido en partidos políticos, votemos directamente, proyectos, propuestas, modelos o formas de hacer las cosas y que la ejecución de las mismas, pase a ser un tema totalmente secundario, esto sí podría denominarse algo que genere una revalidación de lo democrático, pero no estamos en condiciones de hacerlo actualmente, primordialmente porqué el gobierno de ese pueblo, está en manos de uno sólo, a lo sumo, en cogobierno por un legislativo (con flagrantes problemas en relación a la representatividad, que sería todo un capítulo aparte el analizarlo) y supeditado a un judicial, que siempre falla, de fallar en todas sus acepciones, liberar la opción de ese pueblo, para que elija su gobierno, mediante las ideas que se le propongan, sin que sea esto eclipsado por la figura de un líder o lo que fuere, en tanto y en cuanto siga siendo uno, recién podrá ser posible, cuando su vínculo con la vida y la muerte, no tenga que ser anatematizado mediante la creencia o no creencia, que como vimos son las dos caras de una misma moneda, en un ser único y todo poderoso, creador de este mundo y de todos los otros, los posibles como los imposibles.

 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

La violencia del estado que en la actualidad se traduce en su sobre-presencia en ciertos sectores a costa de la ausencia del mismo en vastas áreas y bolsones, la sobreactuación de un supuesto sentir o hacer democrático, en donde sólo se ejerce una dudosa aclamatoria de mayorías (sistemas de preselección de candidatos cerrada, como internas que no se llevan a cabo, que transfieren el sentido de elegir por el de optar, entre quiénes ellos, de acuerdo  a sus reglas disponen que tengamos que optar, es decir elegir condicionados) debería estar tipificado en la normativa, como uno de los delitos más flagrantes contra las instituciones y el pleno ejercicio de la libertad, de tal manera, la ciudadanía no tendría excusas como para no levantarse en puebladas, en manifestaciones que dan cuenta de la total y absoluta anomia, en que la incapacidad de cierto sector de la clase política nos puede volver a conducir en cualquier otro momento u oportunidad. Propuestas es lo que sobra, se precisa de predisposición de estos para hacerles sentir a la ciudadanía que algo determinan, con el pago de sus impuestos y con sus votos. En tiempos electorales, una práctica que debería ser desterrada y que es una muestra expresa del democraticidio, es la compra de votos, sea mediante una dádiva, prebenda, por intermedio de corte de chapas, dinero, mercadería, merca o lo que fuere, como de las mentiras flagrantes e inconsistentes las que ofrecen por doquier. Como también lo es la no sanción de los hechos de corrupción, o la dilación en demasía para resolver los mismos, perpetrados por hombres que hayan pertenecido al funcionariado público.

 

Si somos presa de políticos corruptos seguiremos encarcelados en el imperativo de una sociedad penalizada y penalizante para sancionar delitos y no para reconvertir conductas que no nos lleven a ellas.

 

Hasta aquí sí se quiere, nada nuevo bajo el sol, o desconocido para todos aquellos a quiénes, Alfonsín nos prometió que con “la democracia se educa, se come, se cura, no necesitamos nada más, que nos dejen de mandonear…” la nueva modalidad, de estas suertes de “democraticidios” que nos afectan, es que el poder unipersonal del ejecutivo nacional, pasó a un sistema, tal como lo definió un constitucionalista “vicepresidencialista” y por tanto, Alberto, el creador del “borocotismo”, tal como Víctor Frankenstein, pasó a ser víctima de su propia creación, de su mutación práctica de lo representativo.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

 

En la aceleración, profundización o intensificación del cristinismo, camporismo o kirchnerismo recargado, en el que recayó Alberto, no quedaría otro espacio en la historia para él, que un título de un libro escrito por Miguel Bonasso, acerca de Héctor Cámpora; “El presidente que no fue”.

 

La mayoría que se construyó a tales efectos, con una propagación mayor que la de un virus desconocido y contagioso, se reconstituye con proverbial dinámica y en las próximas elecciones demostrará cuán cerca o lejos puede estar de un poder político, en la actualidad, “borocotizado”.

 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

(*) Por Francisco Tomás González Cabañas.

Seguir leyendo
Publicidad

Más vistos

Copyright © 2022 Corrientes al día. Un sitio que funciona dentro de la plataforma de Medios Tres Barbas.